jueves, 14 de octubre de 2010

PCAL-BURGOS SOLICITA REUNIONES CON LAS INSTITUCIONES VASCAS PARA RECLAMAR EL FIN DE 80 AÑOS DE EXPOLIO DEL AGUA DE LAS MERINDADES


El PARTIDO DE CASTILLA Y LEÓN (PCAL-Burgos) ha traslado en el día de hoy sus preocupaciones sobre el tema a diferentes instituciones vascas: Ayuntamiento de Bilbao, las Juntas Generales de Vizcaya y al Parlamento Vasco, para informarles de la anacrónica situación que supone la explotación de recursos hidráulicos castellanos por parte de la comunidad vasca.
En las cartas dirigidas al Lehendakari López; al Alcalde de Bilbao, Sr. Azkuna; y al Diputado General de Vizcaya, José Luis Bilbao; los castellanistas informan de la situación de expolio que sufre desde hace 80 años la provincia de Burgos. También se les solicita una reunión para explicarles de primera mano la situación que el Secretario provincial del PCAL-Burgos Domingo Hernández Araico ha calificado como “obsoleta, anacrónica y neocolonial”. PCAL-Burgos no entiende como la Junta de Castilla y León permite, “el mantenimiento de infraestructuras hidráulicas (trasvase Cerneja-Ordunte, embalse de Ordunte, etc…), en plena democracia y en el actual Estado de las Autonomías, en territorio de Castilla y León pero bajo titularidad, discrecionalidad y gestión del Ayuntamiento de Bilbao que se apropia de cuantiosos recursos hídricos anualmente sin control ni ningún tipo de compensación económica”.

De igual manera el PARTIDO DE CASTILLA Y LEÓN (PCAL-BURGOS) en su día ya puso en conocimiento de la Junta de Castilla y León la presente situación que se remonta a 1928 cuando el Ministerio de Fomento de la Dictadura de Primo de Rivera, otorgó una concesión de agua a perpetuidad al Ayuntamiento de Bilbao de los ríos Cadagua y Cerneja (en Las Merindades), para lo cual se construyó el embalse de Ordunte, de 22 hectómetros cúbicos de capacidad, en el Valle de Mena, que comenzó a ser operativo en 1934. Posteriormente, en plena Dictadura del General Franco, en 1961, comenzó a funcionar el trasvase Cerneja-Ordunte (que transfiere agua, en cantidades de 160 litros/segundo, desde la Merindad de Montija en la Cuenca del Ebro al río Ordunte, en la Cuenca Cantábrica, mediante una conducción de 5 kilómetros, de los cuales 2 son de túnel).

La suma de caudales de ambos sistemas proporciona 615 litros/segundo de agua que abastecen a más de 200.000 ciudadanos del Gran Bilbao (el 67% de la población de la capital vizcaína, que obtiene el resto de sus recursos hídricos de abastecimiento de un embalse alavés de la cuenca del Zadorra), mediante un trasvase de la Cuenca del Cadagua (donde desemboca el Ordunte) a la Cuenca del Nervión.

El objetivo de la presente denuncia sólo busca una justa compensación dentro de las relaciones de hermandad y sincero respeto que unen desde tiempo inmemorial al pueblo vasco y al castellano.

PCAL- Burgos reclama:

§ El establecimiento de una Compensación Económica Histórica por ochenta años de usufructo del Agua de Las Merindades por el Ayuntamiento de Bilbao, periodo durante el cual se han trasvasado en torno a 1600 hectómetros cúbicos sin ningún tipo de contrapartida económica. Desde el PCAL-Burgos se estima razonable una cifra de 155 millones de euros.

§ Creación de una Tasa de Cesión de Agua, a cobrar por la Junta de Castilla y León, por el agua proporcionada al Consorcio de Aguas de Bilbao, sumaría una cantidad de 3,88 millones de euros/año de los cuales el 50% se entregaría a los Municipios de Merindad de Montija y Valle de Mena, y el restante 50% lo destinaría la Junta de Castilla y León a inversiones compensatorias en el resto de los municipios de Las Merindades.