jueves, 22 de enero de 2009

EL PARTIDO DE CASTILLA Y LEÓN (PCAL) BURGOS CRITICA LA NEGATIVA DE APARICIO A QUE BURGOS SE ADHIERA A LA LEY DE GRANDES CIUDADES.


La Agrupación Provincial en Burgos de la formación castellanista PARTIDO DE CASTILLA Y LEÓN (PCAL), partido en el que se agrupan siete formaciones políticas de Castilla y León, entre las cuales se incluye TIERRA COMUNERA (TC), critica al alcalde Aparicio por su negativa a incluir a Burgos dentro del conjunto de las “Grandes Ciudades” de España, tal y como establece la Ley 57/2003 de 16 de Diciembre, de Medidas para la Modernización del Gobierno Local, creando con ello notables perjuicios tanto a la ciudadanía de Burgos como al funcionamiento administrativo del consistorio burgalés, y a pesar de que el padrón de habitantes municipal ha superado la cifra de 178.000 residentes inscritos. Esta reclamación, ya ha sido efectuada en dos ocasiones anteriores, Agosto de 2006 y en Enero de 2007, al equipo de gobierno del Ayuntamiento de Burgos, por parte del partido TIERRA COMUNERA (TC), optando el alcalde Aparicio por dejar pasar el tiempo, más de cuatro años desde la puesta en vigencia de la Ley, sin plantearse la inclusión de Burgos en la misma.


Los castellanistas recuerdan que la Ley 57/2003 de 16 de Diciembre, de Medidas para la Modernización del Gobierno Local, conocida como la “Ley de Grandes Ciudades”, pretende modernizar y actualizar la Ley 7/1985 de 2 de Abril, Reguladora de las Bases del Régimen Local (LRBRL), que en sus más de veinte años de vigencia se había quedado manifiestamente obsoleta en temas como: el modelo orgánico-funcional de los Ayuntamientos, claramente arcaico, corporativo y burocratizado, el uniformismo en el tratamiento a las corporaciones locales, con independencia de su demografía, complejidad y problemática particular, y las exigencias ciudadanas de una vida local más rica, dinámica y participativa, derivada de las profundas transformaciones sociales, culturales, económicas y cívicas que han experimentado los municipios españoles en las últimas décadas.


Aunque esta formación castellanista considera que en España es imprescindible una amplia reforma del régimen local, con una nueva Ley de Bases del Régimen Local, con un Pacto Local avanzado, con la generalización de la Comarcalización y de las Áreas Metropolitanas, y con la sustancial mejora de la financiación de los municipios y las corporaciones locales, el PARTIDO DE CASTILLA Y LEÓN (PCAL) de Burgos, manifiesta que la adhesión de Burgos a la Ley de Grandes Ciudades, reportaría a esta capital castellana de una serie de notables beneficios:



  • Dotar al ejecutivo municipal de una mayor capacidad de gestión para actuar rápida y eficazmente ante las exigencias de los ciudadanos y ante realidades claramente cambiantes. Profundizar simultáneamente en el control de la acción de un ejecutivo reforzado, configurando al Pleno como un verdadero órgano de debate de las grandes políticas locales que afectan al municipio y de adopción de las decisiones estratégicas.


  • Potenciar la participación ciudadana, evitando el alejamiento de los ciudadanos de la vida pública, favoreciendo los mecanismos del control ciudadano sobre las acciones del gobierno municipal, concretando los instrumentos de participación ciudadana, incluyendo las nuevas tecnologías de la información y la comunicación de manera interactiva, regulando la iniciativa popular y la realización de consultas ciudadanas.


  • Modernizar los mecanismos de realización de los trámites administrativos.


  • Dotar al Ayuntamiento de amplias potestades a la autoorganización y modernización de la maquinaria administrativa municipal, incorporando al régimen local las entidades públicas empresariales, que se han demostrado eficaces en otras administraciones públicas.


  • Regular claramente el funcionamiento de los organismos autónomos y las sociedades mercantiles con capital social público.


  • Adaptarse al modelo legal europeo de gobierno local, diseñado por la carta Europea de Autonomía Local.


  • La descentralización administrativa en la ciudad, creando distritos, instrumento esencial para las políticas de proximidad, desconcentrando funciones, generalizando la participación ciudadana, y estableciendo un porcentaje del presupuesto que debe gestionarse desde los distritos.


  • Establecimiento del Consejo Social de la ciudad de Burgos, como mecanismo participativo de carácter consultivo, centrado en el campo del desarrollo local y de la planificación estratégica urbana.


  • Creación de una Comisión de Derechos, Sugerencias y Reclamaciones, que garantice la competencia técnica, la celeridad y la independencia que requieren los ciudadanos.


  • Reorganizar la gestión económico-financiera, creando y separando los órganos que ejerzan las funciones de presupuestación, contabilidad, tesorería y recaudación, respondiendo a la complejidad de la gestión municipal en estos ámbitos.


  • Participar en la “Conferencia de Grandes Ciudades”, y en el Observatorio Urbano para el seguimiento de la evolución de la calidad de vida urbana, introduciendo por primera vez instrumentos de análisis comparado de resultados en el funcionamiento de nuestro régimen local.

Desde el PARTIDO DE CASTILLA Y LEÓN (PCAL) de Burgos se destaca que en los cuatro años de vigencia de la Ley de Grandes Ciudades, se han adherido a la misma setenta ayuntamientos españoles, y cerca de otros treinta han iniciado los trámites preceptivos para su adaptación a la citada Ley. Los requisitos demográficos necesarios para estas localidades es que las citadas ciudades deben ser municipios de más de 250.000 habitantes, ser capitales de provincia de entre 175.000 y 250.000 habitantes, o capitales de provincia o municipios de más de 75.000 habitantes, mediante acuerdo de su Asamblea Legislativa Autonómica.


El PARTIDO DE CASTILLA Y LEÓN (PCAL) de Burgos, estima que la pasividad del gobierno de Aparicio a la hora de abordar la inclusión de Burgos en el “Club de las Grandes Ciudades”, se debe simultáneamente a su incapacidad para afrontar una gestión moderna del funcionamiento municipal, a su rechazo a la modernización de la maquinaria administrativa local, a su incomprensión sobre las demandas de participación efectiva de la ciudadanía, y a su falta de fe y confianza en el futuro y las capacidades de Burgos como ciudad, capaz de competir con garantías frente a ciudades de nuestro entorno.


Para el PARTIDO DE CASTILLA Y LEÓN (PCAL) de Burgos resulta llamativo que Aparicio, que formó parte como ministro del gobierno de Aznar en la segunda legislatura del PP, sea precisamente el alcalde que se haya opuesto en la práctica a la entrada de nuestra ciudad en el ámbito de las Grandes Ciudades, cuando forman parte de la misma veinte localidades de población inferior a la de Burgos y otra decena de características similares. Su pasividad ante este reto que podría afrontar la ciudad de Burgos se debe, a juicio de esta formación comunera, a la inexistencia de un modelo de ciudad para Burgos, de unos objetivos que cumplir, de unas metas que alcanzar, lo que lleva al equipo de gobierno del PP en Burgos, a considerar que su misión se limita a gastar los presupuestos municipales, y a desarrollar una serie de obras e iniciativas que no responden a una planificación o visión estratégica determinada.


Finalmente, el PARTIDO DE CASTILLA Y LEÓN (PCAL) de Burgos reclama al gobierno municipal de Aparicio que no pierda más tiempo, e inicie de forma inmediata los trámites para incluir a Burgos en las Grandes Ciudades que se acojan al régimen que establece la Ley 57/2003 de 16 de Diciembre, de Medidas para la Modernización del Gobierno Local.