lunes, 21 de julio de 2008

Arte expoliado: alegría por la devolución a Aragón y reclamación para que Castilla también recupere su patrimonio

La organización castellanista TIERRA COMUNERA (TC), ante el acuerdo alcanzado este mes de Julio por las Diócesis de Barbastro-Monzón y Lérida, que implicará la devolución a Aragón de 113 piezas histórico artísticas de arte religioso, actualmente depositadas en Cataluña, reclama al presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, que inicie los trámites necesarios para la recuperación del ingente conjunto patrimonial artístico de la comunidad castellana de Castilla y León, que en la actualidad se encuentra expoliado fuera de su territorio.
Desde TIERRA COMUNERA (TC), que ha desarrollado durante los últimos cinco años una intensa campaña de reivindicación del Patrimonio Castellano Expoliado, se estiman en más de 2.000 los objetos artísticos procedentes de Castilla y León que se encuentran en otras comunidades autónomas (principalmente en Cataluña), así como en otros países (fundamentalmente Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos). Para TIERRA COMUNERA (TC), la reivindicación del Patrimonio Cultural y Artístico expoliado a los pueblos de Castilla a lo largo del siglo XX, constituye un ejercicio básico para la Recuperación de la Memoria y de la Identidad de las pequeñas colectividades rurales castellanas, amenazadas por la despoblación y el envejecimiento, y un elemento esencial para la profundización de su identidad colectiva y de su autoidentificación como comunidades viables y con futuro. La campaña desarrollada por esta formación castellanista, ha implicado la realización de casi un centenar de actos reivindicativos en diferentes localidades de la geografía de Castilla y León, la realización de dos concentraciones reivindicativas que llevaron a más de trescientos castellanistas ante el Museo Marès de Barcelona, y la recogida de casi 25.000 firmas exigiendo la devolución del Patrimonio Castellano Expoliado, que fueron entregadas en Marzo de 2007 tanto al presidente de la Generalidad de Cataluña, José Montilla, como al presidente de la junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera.

Los castellanistas consideran que los grandes partidos centralistas, PP y PSOE, han evidenciado su incapacidad para dinamizar o cooperar con la recuperación del Patrimonio Cultural Castellano que fue enajenado o directamente expoliado a lo largo del siglo XX. Así, desde esta formación comunera se critica al Gobierno regional que preside Juan Vicente Herrera, por su falta de compromiso político en la reivindicación de la recuperación del Patrimonio castellano actualmente ubicado en los museos catalanes, siendo incapaz de defender los verdaderos intereses de esta tierra, subordinándola a su visión partidista del “modelo cultural para el conjunto del Estado”. Por otro lado, los castellanistas critican la ausencia de celo de los responsables del PSOE de Castilla y León para defender los intereses de su comunidad y su absoluta subordinación a los intereses estatales de su partido y de sus pactos con formaciones de los territorios periféricos del Estado. A juicio de TIERRA COMUNERA (TC) el desinterés del PP y PSOE de Castilla y León por la devolución del patrimonio Castellano Expoliado, contrasta con el celo demostrado por sus organizaciones hermanas de Aragón, que incluso incluyeron la recuperación del patrimonio cultural expoliado entre las prioridades de su nuevo Estatuto de Autonomía, algo que rechazaron PP y PSOE en Castilla y León a pesar de las enmiendas presentadas en este sentido por TIERRA COMUNERA (TC).

TIERRA COMUNERA (TC) reclama la recuperación de todos los bienes patrimoniales castellanos que han sido enajenados, robados, expoliados o malvendidos, así como la protección y puesta en valor del conjunto patrimonial que aún albergan los territorios castellanos. El caso del Museo Marès de Barcelona constituye un caso único, puesto que en un solo centro se exponen más de 200 piezas de arte castellanas y cerca de otras 600 pueden encontrarse almacenadas en sus fondos y depósitos. En opinión de los responsables castellanistas "existen serias dudas de que Cataluña pueda justificar la propiedad actual de las piezas en estos museos", "se trata de piezas, descontextualizadas y que no están en ningún catálogo nacional, sino en museos locales, cuya recuperación es imprescindible para proyectar y recuperar la identidad y la dignidad de las pequeñas localidades que fueron expoliadas en los años cincuenta, sesenta y setenta", han precisado expresando su convicción de que si estas piezas expoliadas estuvieran en Castilla estarían declaradas como Bienes de Interés Cultural.

Finalmente, desde TIERRA COMUNERA (TC) se están elaborando igualmente diversas iniciativas legales y reivindicativas ante la Generalitat de Cataluña para que se proceda, por la vía judicial, a la devolución a la Comunidad de Castilla y León de los bienes patrimoniales y artísticos castellanos actualmente depositados en Archivos y Museos de Cataluña, como lo son gran parte de los fondos del Museo Marés de Barcelona.

Entre las piezas que son objeto de la reclamación por los castellanistas, se encuentran las pinturas murales románicas del Monasterio de San Pedro del Arlanza, en Burgos, que se hayan en el Museo Nacional de Arte de Cataluña y piezas que se exponen en el Museo Marès de Barcelona, como las pinturas murales románicas de la Iglesia de San Miguel de Tubilla del Agua, capiteles, ventanas y frisos románicos de San Miguel de Tubilla del Agua, la talla románica de la Virgen con el Niño, procedente de Puentedura, la crucifixión del calvario del Siglo XIII de San Pedro de Tejada, el descendimiento del Siglo XIII de Porquera, la talla gótica del Siglo XIII de la Virgen con el niño de Santa María de Villadiego; y el retablo plateresco del primer tercio del siglo XVI de Burgos